malas.es.

malas.es.

Cómo aplicar el iluminador para conseguir un glow natural

Introducción

El iluminador es uno de los productos de maquillaje más versátiles y efectivos para dar vida a tu rostro. Un buen iluminador aplicado de forma correcta puede aportar un brillo natural y saludable a tu piel, pero ¿cómo conseguir ese efecto glowy que tanto deseamos? En este artículo te enseñaré cómo aplicar el iluminador para conseguir un look natural y radiante.

Prepara tu piel

Antes de aplicar el iluminador, es importante preparar la piel para obtener los mejores resultados. Una buena hidratación es clave para que el iluminador se funda correctamente con la piel. Aplica una crema hidratante para rostro antes de comenzar con el maquillaje y déjala absorber durante unos minutos. Si quieres intensificar el efecto del iluminador, puedes utilizar un primer específico para iluminar. Este tipo de producto es perfecto para conseguir un prebase luminoso, que hace que el iluminador se adhiera mejor a la piel y potencie su efecto.

Escoge el iluminador adecuado

Existen diferentes tipos de iluminadores, cada uno con una textura y acabado distinto. Es importante elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades y preferencias. A continuación te explico los tipos de iluminadores más comunes: - Iluminador líquido: suele tener un acabado muy natural y es perfecto para mezclar con la base de maquillaje. Si lo aplicas solo, conseguirás un efecto más sutil y luminoso. - Iluminador en crema: es ideal para pieles secas, ya que hidrata al mismo tiempo que ilumina. Su aplicación es muy sencilla, se funde fácilmente con la piel y deja un acabado jugoso y natural. - Iluminador en polvo: es el más común y fácil de encontrar. Suele ser bastante versátil, ya que puede utilizarse de forma sutil para un efecto natural o aplicarse con más intensidad para conseguir un acabado más llamativo.

Aplicación del iluminador

Ahora que hemos preparado la piel y hemos elegido el iluminador adecuado, vamos a ver cómo aplicarlo para conseguir un efecto natural y radiante. Lo más importante a la hora de aplicar el iluminador es tener en cuenta las zonas del rostro que queremos destacar. Las zonas más comunes son: - Los pómulos: para resaltar las mejillas y aportar un efecto lifting. - El arco de Cupido: para crear la ilusión de tener labios más carnosos. - La zona alta de las cejas: para abrir la mirada y definir la forma de las cejas. - El puente de la nariz: para alargarla y estilizarla. - El lagrimal: para iluminar la mirada y hacerla más despierta. La forma de aplicar el iluminador dependerá del tipo de producto que hayamos elegido. A continuación te explicamos cómo aplicar cada uno de ellos:

Iluminador líquido

Para aplicar el iluminador líquido, utiliza una esponja o una brocha pequeña y deposita una pequeña cantidad en las zonas que quieras resaltar. Extiéndelo suavemente con las yemas de los dedos, difuminando bien los bordes para que no queden lineas marcadas.

Iluminador en crema

Aplica el iluminador en crema con los dedos para que se funda perfectamente con la piel. Deposita una pequeña cantidad sobre las zonas que quieras destacar y difumina con movimientos circulares.

Iluminador en polvo

Para aplicar el iluminador en polvo, utiliza una brocha específica para iluminador y retira el exceso de producto antes de aplicarlo en el rostro. Deposita el producto sobre las zonas que quieras iluminar con pequeños toques, para no arrastrar el maquillaje y conseguir un acabado uniforme.

Trucos adicionales

- Utiliza un tono similar al de tu piel. Si utilizas un iluminador demasiado claro, puede resultar artificial y poco natural. - No te excedas en la cantidad de producto. Un iluminador en exceso puede resultar demasiado brillante y poco favorecedor. - Evita aplicar el iluminador en zonas con imperfecciones, ya que resaltará aún más las irregularidades de la piel. - Si quieres conseguir un efecto de piel mojada, puedes aplicar el iluminador ligeramente húmedo.

Conclusión

El iluminador es uno de los productos de maquillaje más versátiles e imprescindibles para conseguir un look radiante y saludable. Hemos visto cómo elegir el iluminador adecuado y cómo aplicarlo de forma correcta para potenciar sus efectos luminosos y que nuestro rostro se vea fresco y natural. Pruébalo y verás cómo el iluminador se convertirá en tu mejor aliado de belleza.