malas.es.

malas.es.

Rutinas de ejercicios para superar una meseta de pérdida de peso

Introducción

La mayoría de nosotros hemos experimentado alguna vez una meseta en nuestro proceso de pérdida de peso. Es esa fase en la que aunque seguimos haciendo todo lo que estuvo funcionando antes, ya no hay resultados. Es como si nuestro cuerpo hubiera alcanzado un punto en el que decide que ya se ha adaptado a nuestra nueva rutina. Esto puede ser muy frustrante y desmotivador, especialmente cuando llevamos semanas (o incluso meses) tratando de perder peso, y los resultados han sido buenos. Pero no te desesperes: hay algunas cosas que puedes hacer para superar esta fase de estancamiento.

1. Entrenamiento de intervalos de alta intensidad (HIIT)

El HIIT es un tipo de entrenamiento que combina períodos cortos de ejercicio de alta intensidad con períodos de descanso activo o completo. Este tipo de entrenamiento aumenta significativamente la tasa metabólica y la quema de grasa, incluso después de finalizar el ejercicio. Algunos ejemplos de ejercicios de HIIT son sprint en cinta, saltos, burpees y sentadillas. Puedes ajustar la duración de los intervalos según tu capacidad física, pero normalmente cada intervalo de alta intensidad dura entre 20 y 45 segundos. Comienza haciendo 2 o 3 series y, a medida que tu capacidad mejore, puedes hacer más series o aumentar la duración de los intervalos.

2. Levantamiento de pesas

Aunque la idea de levantar pesas no pueda parecerte relevante en la pérdida de peso, es uno de los ejercicios más efectivos. No solo ayuda a aumentar la masa muscular, que a su vez aumenta la quema de calorías en reposo, sino que también mejora la fuerza y la resistencia. El levantamiento de pesas puede ser realizado tanto por hombres como por mujeres, y se puede llevar a cabo en el gimnasio o en casa. Comienza con un número bajo de repeticiones y pesos hasta que sientas que tu cuerpo está listo para aumentar el número de repeticiones y pesos.

3. Ejercicio aeróbico regular y prolongado

El ejercicio aeróbico prolongado es aquel que dura más de 30 minutos, como correr, caminar, nadar o andar en bicicleta. Este tipo de ejercicio quema calorías y ayuda a quemar grasa, y también mejora la salud cardiovascular general. Es importante tener en cuenta que el ejercicio aeróbico no debe ser realizado a una intensidad excesivamente alta; debes poder mantener una conversación sin jadear mientras realizas este tipo de ejercicio. Comienza con una cantidad baja de tiempo y aumenta la duración lentamente.

4. Yoga

El yoga es una práctica de ejercicio suave que puede ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad, lo que son factores comunes en la meseta de pérdida de peso. Al mejorar el equilibrio, la flexibilidad y la fuerza muscular, también ayuda a mantener nuestro cuerpo en un estado saludable. Existen muchas formas de yoga, y es importante encontrar una opción que te guste y que puedas seguir. Comienza con una clase de nivel principiante y enfréntate a clases más desafiantes a medida que mejores.

5. Entrenamiento en circuito

El entrenamiento en circuito es una forma efectiva de quemar calorías y aumentar la resistencia. Es una combinación de ejercicios cardiovasculares y de levantamiento de pesas, que puede realizarse en el gimnasio o en casa. Los ejercicios se realizan en un ciclo, con períodos cortos de descanso entre ellos. El entrenamiento en circuito es una forma efectiva de trabajar todo el cuerpo y aumentar la quema de grasa, y se puede personalizar según tus necesidades.

Conclusión

La meseta de pérdida de peso puede ser frustrante, pero no significa que debas abandonar tus metas. Al incorporar una variedad de ejercicios en tu rutina y ajustar tus hábitos alimenticios, puedes superar la meseta y alcanzar tu objetivo de pérdida de peso. Recuerda ser paciente y consistente: los resultados pueden no ser inmediatos, pero valen la pena el esfuerzo.